La participación de personas afrodescendientes en los comerciales y en los programas de televisión es prácticamente nula. Sin embargo, se están abriendo espacios para que estos artistas puedan desempeñar roles importantes

“No soy como las otras chicas en este espectáculo

Estoy empezando a pensar que soy diferente

Y en caso de que no lo han notado…

Soy negra como el infierno”

En 2016, el Palace Theatre London estrenó Harry Potter y el legado maldito, protagonizada por los actores ingleses Jamie Parker, Paul Thornley y Noma Dumezweni. Cuando se conoció al elenco, surgieron opiniones diversas por elegir a Dumezweni como la actriz que interpretaría a Hermione Granger. Muchos seguidores de la saga defendieron su postura de que el personaje es de piel blanca, lo que generó que la autora de los libros manifestara en su cuenta de Twitter su rechazo a la polémica: “Canon: ojos marrones, pelo rizado y muy lista. La piel blanca nunca fue especificada. Rowling ama a la Hermione negra”.

Hollywood tampoco está exento de críticas por su aparente postura racista. Este año, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas recibió comentarios negativos por la falta de personas de piel oscura nominadas a los premios Óscar, lo que ocasionó que tomaran acciones para aumentar la diversidad de miembros de la Junta de Gobernadores para las próximas entregas del reconocido premio. La directora de la organización estadounidense, Cheryl Boone Isaacs, afroamericana, ha otorgado nuevos nombramientos, en los que figuran mexicanos, miembros de las minorías y una directora de origen coreano.

Venezuela no es una excepción de esta realidad. En un estudio hecho por The Washington Post en el 2013, Venezuela, junto con República Dominicana, aparece como el país de América Latina con casos de racismo. En el análisis Hacia una apertura del debate sobre el racismo en Venezuela: exclusión e inclusión estereotipada de personas ‘negras’ en los medios de comunicación, el investigador Ishibashi explica: “El «blanco» suele ser el símbolo de lo bello, lo rico, lo puro y lo sofisticado, mientras que el «negro» suele ser símbolo de lo feo, lo pobre, lo impuro, lo no-sofisticado”.

Ishibashi afirma que se utiliza cierto tipo de palabras para referirse a alguna característica física de otra persona y menciona el ejemplo del cabello, al que pueden atribuirse los términos «liso» o «malo». Con respecto a esto, Venezuela estrenó en el 2013 Pelo malo, una película basada en un niño que quiere alisarse el cabello para la foto de la escuela, lo que genera un problema con su madre ya que esta teme que su hijo sea homosexual.

El afro de Gustavo Rengel ha llamado la atención de directores pero trata de no usarlo mucho. El actor participó este año en Fabulación, última obra de la programación del II Festival de Teatro Contemporáneo Estadounidense que se realizó en La Caja de Fósforos. Cuando comenzó su carrera a los diecinueve años, tenía miedo de ser encasillado. Aunque normalmente le ofrecen papeles de bohemio, y admite que el personaje de delincuente está estereotipado, piensa que son oportunidades y que el único con el poder de encasillarse es el mismo actor. Aconseja la preparación como clave para combatir los estereotipos.

La televisión es el medio con más racismo

“El actor debe interpretar otros personajes, creer que puede hacer otras cosas y realmente hacerlas. Uno deja de ser alienado cuando entiende que lo es”, recomienda Rodolfo Cova, cofundador de la productora audiovisual integral Factor RH, responsable de la producción de largometrajes como La Hora Cero, Azul y no tan rosa, Secreto de Confesión y Desde allá. Le parece impresionante cómo la televisión encasilla a los actores y opina que es un reflejo de lo que somos como sociedad venezolana, “pero también de los códigos que se manejan en los medios de comunicación en general”.

En lo tocante a esta realidad de la pantalla chica, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó en el 2011 la Ley Orgánica contra la Discriminación Racial. El artículo 18 establece: “Los medios de comunicación social y difusión de carácter privado, el Sistema Nacional de Medios Públicos, así como los medios de comunicación del Poder Popular o de otras modalidades, en el ámbito comunal, municipal, estadal y nacional, deben incluir en su programación contenidos orientados a la prevención y erradicación de la discriminación racial”.

En su análisis, Ishibashi estudió el contenido de la publicidad, la telenovela y el modelaje. Sus resultados señalan que la participación de personas de piel oscura es prácticamente nula, una minoría absoluta. Asimismo, Jaimes asegura: “En el discurso publicitario de la televisión comercial transmitido en horarios estelares y en los que se promocionan servicios financieros, tarjetas de crédito, compra de automóviles, hay un claro predominio de hombres blancos y mujeres blancas”.

“Mi agente me dio un consejo,

esas palabras que nunca olvidaré. Él dijo:

No pienses que alguna vez interpretarás a Éponine o Cosette”

Esclavo y delincuente son personajes estereotipados

Principalmente en la televisión hay actores encasillados, después en el cine y en menor grado en el teatro. Esta es la impresión de José Pisano, director general de Cinematográfica Blancica y de programación de Cines Paseo de la fundación Trasnocho Cultural. Pisano opina que “hubo una tendencia principalmente del cine en estereotipar a personas de origen africano como delincuentes o personas fracasadas”. Sobre los papeles que normalmente son ofrecidos a personas de piel oscura, explica que en el caso de los esclavos, se trata de un rigor histórico que depende del tipo de esclavitud reflejado.

Tituba es un personaje de la obra Las brujas de Salem, de Arthur Miller. Según las palabras del dramaturgo en el guion, Tituba es la esclava negra del reverendo Parris, quien “la trajo consigo de las islas Barbados, donde el reverendo, antes de ordenarse, vivió algunos años dedicado al comercio. Tituba (…) está al mismo tiempo asustada porque su intuición de esclava le advierte que, como siempre, los problemas de la casa acabarán cayendo sobre sus espaldas”. La agrupación teatral universitaria Teatro UCAB remontó este año Las brujas de Salem, por tercera vez en cuarenta años de trayectoria. Cristina Soto fue la encargada de darle vida a Tituba. “Al tratarse de una esclava, las características físicas de la actriz deben ir acordes a como eran los esclavos en el siglo XVII. Se hace un sesgo racial debido a razones de fidelidad histórica”, explica Soto. Sobre los estereotipos, opina: “Siempre los papeles principales parecen estar destinados a las personas caucásicas. Si el protagonista es una persona de color, se asume que la historia está centrada en temas esclavistas o raciales”.

Sin embargo, Nicolás Barreto, director de la agrupación Teatro UCAB y de Las brujas de Salem, piensa que no necesariamente el espectador asume que la obra trate sobre esclavitud o algún tema racial cuando aparece en escena un actor de piel oscura; pero “podría ser una impresión, algunas personas lo pensarán”.

La situación económica del país puede influir en la decisión de un actor cuando le ofrecen un personaje. “En estos momentos en los que todos debemos ganar dinero para comer, la cosa está muy difícil para decirte que no acepte este o ese papel”, reconoce Douglas Palumbo, miembro del comité organizador de festivales de cine, jurado de premios nacionales de teatro y director de Queiroz Publicidad, agencia referente al cine, al teatro y al entretenimiento.

Palumbo admite que se está trabajando muy duro en espacios como La Caja de Fósforos y Rajatabla para que los actores de piel oscura desempeñen personajes importantes. Sin embargo, al mencionar que actualmente hay directores en el mundo que deciden colocar a un actor de piel oscura u oriental en un papel como Hamlet, opina que “cada personaje está escrito para una determinada característica física”.

Por más que los medios estereotipen, el actor es el único que puede permitir que suceda. Douglas Palumbo recomienda que el artista debe “atreverse, estudiar y trabajar mucho, no permitirse aceptar papeles del mismo tenor y montar proyectos personales donde se atreva a cruzar la línea de confort”. Una sugerencia que Gustavo Rengel y Rodolfo Cova comparten: la preparación.

“No me detengas ahora, nene, que estoy en un rol.

Soy la chica negra al azar cantando el…

Puedo hacer una frase entera de una sílaba

porque soy una chica negra al azar cantando el soul

(Miller, P. (2011) Chica negra al azar. Fuera de nuestras cabezas: La música de Kooman y Dimond)

Anuncios